jueves, 12 de julio de 2018

Eclipse de Sol, 13 de julio 2018

13 de julio: Eclipse solar parcial

Este evento no será demasiado atractivo visualmente en gran parte del mundo, dado que la sombra de la Luna atrapará a la Tierra en zonas de la Antártica y las costas de Australia, zonas del planeta poco habitadas. Desde la estación científica francesa Dumont d'Urville en la costa antártica, se verá un tercio del diámetro solar oculto, poca cosa comparado con otros eclipses, el fenómeno durará más de cuatro horas.

Este es un periodo delicado en el plano de la energía, no se realizan rituales para evitar trastornar el equilibrio de nuestro entorno, que es más frágil en estas circunstancias, por el contrario, es el momento ideal para la meditación consciente y la comunicación con otros planos, ya que es más probable recibir información e inspiración, no solo en el ámbito de lo espiritual, sino desde el inconsciente colectivo, en todos los ámbitos de la vida cotidiana y para todos los signos del zodiaco.

La energía que se despliega en las horas anteriores y posteriores a este evento astronómico, es de naturaleza inspiradora, será interesante tomar contacto con esa fuente regeneradora ya que ocurre en oposición al terrible Plutón, se conmoverá lo más profundo de la identidad, induciendo a emerger a nuestros anhelos más antiguos y profundos. Despertando aquellas cosas buenas o malas (proyectos, deseos…) que aviamos dejado en los rincones, a la espera de un mejor momento para darles forma, este es ese momento.


En otras palabras: El eclipse solar nos brinda, a  cada uno de nosotros fertilidad en proyectos, prosperidad y posibilidades de materializar y concretar temas que venías rumiando mucho tiempo. ¡Aprovecha!

sábado, 23 de junio de 2018

RITUALES DE SAN JUAN


RITUALES, DE SAN JUAN
Los ritos que se desarrollan esa noche giran sobre todo en torno a tres elementos, el fuego, el agua y la tierra. Los más supersticiosos realizan una serie de rituales la noche del 23 a las 12 de la noche, según lo que quieras conseguir deberás hacer uno de estos once tradicionales.
1. Propiedades terapéuticas, para buscar la sanación.
Por la noche se recogen plantas aromáticas de varias clases que se dejan en agua (que crecen en esta época en cada zona). A la mañana siguiente lavarse la cara con el agua, se le atribuyen propiedades terapéuticas y limpiadoras.
2. Darse un baño en el mar
Darse un baño en el mar, asegura salud para todo el año. Si se saltan nueve olas dando la espalda al mar, se consigue también la eliminación de energías negativas y aumentar la fertilidad femenina. Si quieres que tenga efecto recuerda que durante esa noche no te podrás mirar al espejo después de bañarte.
3. Saltar las hogueras
Saltar las hogueras es la más popular, en Galicia se saltan nueve veces mientras que en Valencia siete es el número mágico. Si cuando se está saltando al fuego se arroja una trenza hecha con flores o cintas de colores a la persona amada y esta la recoge antes de que caiga, habrá felicidad entre ambos y buena fortuna.
4. Ahuyentar el mal de ojo
Recoger el agua de manantial la mañana siguiente a la noche de San Juan, tiene propiedades curativas y ahuyenta el mal de ojo.
5. Cumplir promesas
Si haces una cruz en los árboles a medianoche hace que las promesas hechas junto a ellos se mantengan toda la vida.
6. Para el dinero
Un interesante ritual para atraer el dinero a nuestra vida. Enciende una vela, escribe en un papel lo que quieres atraer y piensa con los ojos cerrados en ese dinero que quieres que venga a ti. Luego quema el papel en una hoguera de San Juan y sáltala 3 veces.
7. Pedir un deseo
Pon bajo tu almohada una rama de hiedra común y un papel blanco con un mensaje positivo escrito. Antes de irte a dormir enciende una vela blanca, deja que se consuma. Introduce junto al papel y la hiedra la cera que haya quedado y acuéstate. Al día siguiente quema el papel y entierra todos los elementos bajo tierra para que así crezca tu deseo.
8. Prosperidad económica
Sal a recoger la verbena. Según la tradición, protege contra el mal, atrae prosperidad económica y ayuda al crecimiento de las cosechas. Debe recogerse el día de San Juan cuando no puedan verse en el cielo ni el sol ni la luna.
9. Fertilizar la tierra
Enterrar en la tierra un pedazo de vela que haya ardido durante la noche de San Juan.
10. Protección
En una superficie cubierta con una tela roja, pon siete velas rojas de forma que ardan sin peligro. Al prender cada una, piensa que atraes estas siete virtudes: energía, magnetismo, pasión, amor, valor, prosperidad y protección. Escribe en un papel estas siete cosas y envuelve en él una foto tuya. Deja arder las velas hasta el final. Haz un sobre con el papel, toma la cera que ha sobrado, introdúcela en el sobre y coloca también tu foto. Ve a una hoguera de San Juan, toma un poco de ceniza y ponla junto a lo demás dentro de un sobre que deberás conservar durante todo el año en una caja de cartón roja.
11. Buscar el amor
Enciende dos velas rojas en tu dormitorio. Escribe en un papel tu nombre y el de la persona a la que deseas atraer. Después pon a cocer hasta llegar a ebullición: tres partes de milenrama, tres partes de lavanda, tres partes de verbena, 12 pétalos de rosa roja y una parte de jengibre. Cuela y deja enfriar. Después rocía con ella tu dormitorio.
Dobla el papel con el resto de la cera y guárdalo bajo la almohada. Dicen que es posible que tengas algún sueño profético sobre tu futuro sentimental.

¡¡¡Buena suerte a tod@s!!!

Noche de San Juan 2018


NOCHE DE SAN JUAN
El Sol alcanza su más alto grado de declinación norte. Esto marca también los días más largos y luminosos del año en el hemisferio norte y las noches más largas en el sur. Tradicionalmente el momento en el que el Sol entra a la constelación de Cáncer desde la perspectiva de la Tierra marca el inicio del verano en el norte y del invierno en el sur.
Ya que el Sol es la gran fuente de vida y calor para todos los seres vivos, esta fecha tradicionalmente es considerada el día de máxima energía, el esplendor de la naturaleza (igual que el solsticio de invierno, con sus fiestas navideñas). Aún hoy se pueden observar rasgos del solsticio como una fiesta de comunión con la naturaleza en sitios como Stonehenge que están construidos para seguir el curso del Sol. La fecha es también una fiesta de la fertilidad en la que se llevan a cabo celebraciones ligadas a la cosecha, a la fruición de la siembra, tanto en el plano material como espiritual.
Se entrelazan con esta fecha la celebración pagana del Midsummer y la Fiesta de San Juan. Todo ello con fuego y luz que invitan al Sol, el astro rey, a volver a bendecirnos con la riqueza que aportan sus ciclos.

Aunque esta fecha se utiliza en ocasiones para realizar meditaciones y excursiones dentro de la cultura de la Nueva Era, también es cierto que los equinoccios y los solsticios son los grandes marcapasos del año, los ejes a través de los cuales se puede sincronizar con los ritmos de la naturaleza y esto fue el sentido que se le dio en las culturas ancestrales. Los beneficios de vivir cerca y en armonía con la naturaleza han sido documentados extensamente, y se deben fundamentalmente a que el ser humano tiene numerosos ciclos biológicos que están ligados a la luz del sol.
De aquí que, para conservar o maximizar la energía y hacer eficientes los procesos agrícolas, sea oportuno ligar los ciclos de descanso y exposición a la luz a los ciclos solares e incluso lunares. Esto es lo que brindan los solsticios, además de una conciencia de la danza de fuerzas, del cambio perenne y una relación de pertenencia entre el ser humano y el cosmos. Es el momento de festejar la vida y de ritualizar, de las formas que marque la tradición de cada cultura, la pertenencia al clan y sobre todo la pertenencia a la Madre Tierra, especialmente el vinculo que tenemos con ella. Todas las formas son correctas: baños, saltar olas, saltar el fuego, cantar, bailar, compartir una comida especial, encender velas, convocar a los espíritus de la naturaleza, … solo es importante no dejar pasar este momento, ser consciente de los ciclos para no alejarse de la sintonía con la naturaleza que nos sostiene. ¡Celebren la vida! …